Volver a Noticias y actualizaciones

Noticias destacadas

tshirts2

En el Día de los Derechos Humanos, recuerde Health4All

El Día de los Derechos Humanos, celebrado el 10 de diciembre, conmemora el día en el que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos.  Por eso cuando los californianos hablen con sus amigos y familiares sobre la importancia de los derechos humanos, deben notar que todos, independientemente de su estatus migratorio, tienen derecho a una cobertura de salud asequible.

 

El artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos declara que todos tienen derecho a la atención médica y los servicios sociales necesarios para proteger su salud y bienestar y el de sus familias.

 

La ONU estableció el tema de este año como Derechos Humanos 365, celebrando que cada día es un día de derechos humanos.  El acceso a servicios asequibles de salud no sólo es un derecho internacional sino algo en lo que California cree, iniciando el proceso para que todos los residentes del estado tengan acceso a servicios de salud.

 

Más de 1.4 millones de californianos –cerca de la mitad de las personas que siguen sin seguro en California—no son elegibles para obtener cobertura médica a través de la Ley de Salud Asequible debido a su estatus migratorio.  California ha liderado la nación en derechos de inmigración implementando legislación estatal que permitirá que todos los residentes del estado contribuyan a nuestra economía y nuestras comunidades –expandiendo el acceso a licencias de conducir y licencias profesionales y creando un proceso para que los residentes con estatus diferido puedan tener acceso a servicios de salud.

 

Los legisladores de California tuvieron la visión de crear un sistema que les dará acceso a cobertura médica a algunos de nuestros inmigrantes indocumentados.  Al crear una vía de acceso a servicios de salud a adultos jóvenes elegibles para la Acción Diferida por Arribo en la Infancia (DACA), el estado ya tiene el sistema necesario para atender a las personas incluidas en la reciente acción ejecutiva del presidente.

 

Bajo esas regulaciones existentes, más californianos indocumentados tendrán los medios necesarios para ayudar a mejorar su calidad de vida, incluyendo servicios preventivos a través de Medi-Cal.  Al proteger los derechos humanos de millones de inmigrantes en todo el país, la reciente acción ejecutiva del presidente Obama abrió el camino para algunos residentes y familias indocumentadas de California a través de Medi-Cal, mientras cientos de miles más todavía no tienen derecho a cobertura médica asequible.

 

Si bien la acción ejecutiva fue un paso en la dirección correcta, todavía queda mucho por hacer.  Hay californianos indocumentados que se están muriendo porque no pueden tener acceso a la atención que necesitan.  Por ejemplo, New America Media reportó la semana pasada que aunque los residentes indocumentados pueden donar órganos, no pueden ser parte de una lista de recipientes de órganos.

 

Estas madres, primos, vecinos y estudiantes son parte del tejido de las comunidades de California.  Negarles el derecho a vivir vidas exitosas y saludables a causa de su estatus migratorio es un tema de derechos humanos.  Es injusto, especialmente cuando los californianos acogen la Ley de Salud Asequible y empiezan a expandir la cobertura en el segundo año del Período de Inscripción Abierta a través de Covered California.

 

Los trabajadores indocumentados en California representan cerca del 9 por ciento de la fuerza laboral y contribuyen $130 mil millones al PBI (Producto Bruto Interno) de California.  En 2010, los trabajadores indocumentados pagaron $2.7 mil millones en impuestos y $15 mil millones en Seguro Social, sin recibir casi ningún beneficio de seguro social.  Si California eliminara a toda su población de indocumentados, el estado perdería 3.6 millones puestos de trabajo y la economía del estado se reduciría en $302 mil millones.

 

La falta de acceso a cobertura médica crea una dificultad financiera significativa y riesgos de salud para estas familias de California.  Los estudios han demostrado repetidamente que las personas sin seguro de salud son menos propensas que aquellas con cobertura a recibir servicios preventivos y atención por problemas médicos importantes y enfermedades crónicas.

 

Una encuesta bi-partidaria reciente revela que un creciente número de californianos apoya la expansión de la cobertura de Medi-Cal, particularmente de servicios preventivos, para incluir a los californianos indocumentados.

 

Cincuenta y cuatro por ciento de los votantes californianos que fueron incluidos en la encuesta piensan que Medi-Cal y Covered California deberían expandirse a todos los californianos, independientemente de su estatus migratorio.  Los participantes de la encuesta, tanto demócratas como republicanos,  creen que mejorar el acceso a servicios preventivos es esencial para reducir los costos generales de salud.  Más de 13,000 personas han firmado una petición en Change.orgpidiendo a los líderes de California que se unan para asegurar que a nadie se le niegue cobertura de salud y que nadie tenga que elegir entre alimentar a su familia o ir al médico.

Negarles acceso a servicios de salud a californianos indocumentados no sólo los excluye de una lista de donantes.  Los inmigrantes indocumentados son más propensos a tener problemas de salud mental a causa de su preocupación por problemas de seguridad laboral y el estrés de no tener acceso a servicios médicos.  Lo que se sabe de su salud es muy poco porque los indocumentados tienen mucho miedo de compartir información personal –una realidad reconocida por el gobierno federal.

 

California ha liderado la nación en la implementación de la Ley de Salud Asequible, ha logrado inscribir a más de 3.4 millones de californianos en cobertura de salud en el último año y tiene la oportunidad de expandir su legado ofreciendo cobertura de salud a todos los californianos.

 

Ahora California tiene la oportunidad de ofrecer acceso a servicios de salud a todos e incluir a aquellos que no pueden tener cobertura.  La acción ejecutiva del presidente –conjuntamente con las regulaciones ya existentes en California—ofrecerá un mecanismo para ampliar el acceso a cobertura de salud asequible y de calidad a cientos de miles de californianos indocumentados, pero todavía habrá mucho más por hacer.  Por su naturaleza, el programa es limitado en su alcance y sólo temporario.

 

Al demandar y usar un mercado de intercambio de seguros eficiente, y haciendo  oír sus opiniones a través de varias encuestas y estudios, residentes de todo el estado han demostrado que la salud es un derecho humano para todos.

 

California debe seguir trabajando para asegurar que todos los californianos tengan los servicios de salud que necesitan.  Nuevas leyes que se han propuesto recientemente tratarán de ampliar el acceso a servicios de salud a todos los californianos siguiendo pautas y regulaciones ya existentes que han demostrado ser efectivas. Al tratar de identificar nuevas formas para ofrecer servicios de salud a todos, el estado sigue recordándole a la nación que la salud es un derecho humano.